Posts Tagged ‘Slovakia’

h1

Gazpacho

junio 26, 2009

En los restaurantes de confianza donde suelo ir a almorzar a diario ofrecen con el menu 2 sopas distintas a elegir. Hoy las opciones eran puchero normal y para mi sorpresa, como dice el título, gazpacho. A la hora de pedirlo me he sentido ridículo pronunciando en eslovaco para que me entendieran a la primera -gaspajo-, pero luego me ha sorprendido gratamente lo que me han dado. Bien es cierto que el perejil y el toque de azúcar (sí, gazpacho con azúcar) sobraba, pero por lo demás estaba muy bueno -será que llevo un año sin probarlo y cualquier cosa me iba a saber a gloria-. No obstante en el almuerzo éramos diez, nueve eslovacos y yo, y todos a excepción del que escribe pidió puchero. Sólo uno de mis compañeros llego a preguntarme por los ingredientes mientras esperabamos que trajeran la comida y sólo ese mismo compañero se atrevió a probarlo luego de mi cuenco, diciendo que por supuesto le daba mil vueltas al puchero de los cojones (no hay semana que no lo tomen una o dos veces, aunque sospecho que son más cuando no los veo los fines de semana). No se si será porque una sopa servida fría (como era anunciada en el menú) les suena blasfemo y sin sentido… porque luego aqui son tremendamente curiosos a la hora de probar el alcohol extranjero -todos saben más de vinos españoles, moscatel incluído, que yo-.

Nótese que es el primer plato español que menciono en este blog porque es el primero medio decente que pruebo en este pais. En Austria ya me fui de tapas una vez y, aunque el dueño del local en cuestión era latinoamericano, aquella experiencia fue sobresaliente. Pero en lo que respecta a Eslovaquia… aún recuerdo los “muslos de pollo a la española” de la semana pasada que no eran más que pollo asado recubierto de niva, un queso del norte del pais muy parecido al roquefort solo que con un toque más fuerte de sal. En realidad el plato que mas conocen aqui como ibérico (aún no he encontrado a nadie que sin haber viajado a la piel de toro sepa lo que es la paella o el jamón serrano por ejemplo, asi que no nos vendemos tan bien como pensamos) es el llamado “pájaro español”, que consiste de un filetito de pollo o de cerdo relleno de huevo duro y… pepinillos en vinagre, que se mete en el horno. Luego les digo que en España, salvo para las hamburguesas, la forma común de comer los pepinillos -y los encurtidos en general- es directamente sin cocinarlos, y no me creen. Y también les digo que la comida española en general no es picante como la mexicana, y tampoco me creen.

-¿Qué palabras sabes en mi idioma?
-Ah, sólo unas pocas: “Hola, ¿qué tal?”, “Olé”, “Sangría”, “Desperado”…
-¿”Desperado”, cómo la película? Nunca he escuchado a nadie usarla. Se dice “desesperado“.
-No me lo creo.

h1

Zemplinska

enero 13, 2009

Ya ni recuerdo cuántos días llevamos en Eslovaquia utilizando gas de reserva. Empiezo a creer la teoría de que Ucrania actúa bajo órdenes yankis, para de alguna forma movilizar a que la EU no dependa de Rusia en materia energética de forma tan exagerada. Es la única teoría a la que le veo sentido, porque la esquizofrenia de los ucranianos en las últimas semanas no tiene nombre. Y tampoco comprendo por qué se prohibe usar energía nuclear cuando la gente lo necesita -las plantas de energía usan gas en la mayor parte de centroeuropa, aunque si te llamas Francia puedes almacenar cabezas nucleares sin tapujos-. En fin, que o se solucionan las cosas o me veo quemando muebles el mes que viene.






h1

Rusko

octubre 30, 2008

Estaba preparando un post totalmente encabronado tras ver los videos de la vergonzosa negativa del gobierno a reformar las Ingenierías Informáticas cuando he preferido cambiar la bilis por algo más suculento, como puede ser mi primera visita al nuevo y por ahora único restaurante ruso de Kosice. Eso sí, no esperéis unas fotos tan estupendas como de costumbre ya que las hice con el móvil y por mucha óptica Carl-Zeiss que tenga a veces las arruina con determinados tipos de iluminación y distancias.

En dos de las fotos se aprecia una carta exclusivamente de vodkas, la mayoría de las botellas con algún ingrediente vegetal flotando en su interior. El precio de la botella venía a ser de aproximadamente 7 euros, aunque no le veo sentido meterse semejantes lingotazos en un restaurante elegante. Las otras dos bebidas que salen arriba en vaso no son alcohólicas y me resultaron muy especiales. La transparente está hecha a base de estracto de la flor de un árbol ruso cuyo nombre no recuerdo, y el sabor era parecido al yogurt casero. La bebida oscura en cambio está hecha con pan fermentado -un compañero del trabajo bromeó hoy con que los rusos fermentan hasta las piedras- y su sabor es clavado al de las uvas pasas.

En cuanto a las comidas yo me pedí palacinky (la versión soviética de los crepes, aunque para mi mas sabrosos) con caviar y salsa de limón. En realidad resultó ser el mal llamado “caviar rojo” (huevas de salmón) pero al estar acostumbrado a las huevas de lumpo este caviar me resultó totalmente novedoso. Se notaba muy fresco y su sabor era muy intenso -en los bocados finales casi diría que demasiado- además que las bolitas eran mucho más grandes y transparentes que las de cualquier otro sucedáneo (el doble que las artificiales rojas que había visto en España). Luego también probé una variante de la sopa típica rusa que cambiaba la remolacha por una mezcla de lentejas y col no ácida, acompañada de un delicioso pan de ajo con la textura y el tamaño de un gran bizcocho.

En general la experiencia fue casi satisfactoria. Sinceramente no compensó la cantidad con el precio pues una hora después de pagar la cuenta tenía un cacho de pizza en la mano… algo que por ejemplo no pasa tras ir al restaurante francés de la ciudad, Le Coloniel, donde podrán ser todo lo finos que quieran pero cuando pides sopa de cebolla te meten medio litro de deliciosa crema dentro de un pan cateto ahuecado y repleto de queso fundido. Eso sí, en el restaurante ruso disfruté como un enano con la rarezas.

h1

Spoiler

mayo 23, 2008

h1

Panceta

marzo 11, 2008

bacon5.jpg

En el centro de Europa existe la mala costumbre de hacer perniciosos los alimentos más saludables. Por ello se atiborran de brócoli, añadiéndole siempre eso sí bacon frito, o acompañando las espinacas con salami. Llevo meses asistiendo a atracones de grasa en Eslovaquia y ante la realidad sólo puedo esgrimir que las personas eslavas tienen una genética de doble filo. Sólo hay que echar un vistazo alrededor para ver que la mayoría son estilizados y delgados, y cuesta ver a gordos y gordas por la calle. Extraño, se puede pensar, viendo la enorme variedad de embutidos, pasteles y chocolatinas a las que son adictos. Pero este fin de semana, cuando un compañero eslovaco de metro noventa y setenta y cinco kilos hizo 3 ingestiones de salchichas de distintos tipos en menos de 14 horas, simplemente porque las adoraba, decidí indagar en el tema.

sausage.jpg

¿La obesidad es inexistente en Eslovaquia? Buscando un poco en internet uno se da cuenta que es justo lo contrario. Para prueba el ranking de obesidad por países. EEUU, México y UK se encuentran entre las tres primeras posiciones, algo poco sorprendente, pero… ¿adivinais quiénes son los cuartos del ranking? En efecto, el cuarto país del mundo en obesidad es Eslovaquia.

3387-salami.jpg

No puede ser, me dije. La República Checa, donde sí encontré gente más entrada en carnes, ocupa un 9º puesto (España el 11º) y Polonia, el auténtico paraíso de las curvas, está en el 18º ¿Explicación? Confundir “estar gordo” con “obesidad”. Pese a que en países mediterráneos, por poner un ejemplo, exista más predisposición a acumular grasa bajo la piel, los eslovacos cuentan con una de las tasas de mortalidad por crisis cardíaca más altas del planeta. Tienen tradiciones muy buenas, como desayunar hortalizas crudas -en bocadillos con mucha mantequilla, claro- y les encanta la fruta -importada junto con las verduras masivamente de España-, pero no saben separar lo que es pernicioso en abuso y lo que no -es obligatorio poner el peso de los ingredientes en todos los restaurantes y bares, pero en el supermercado el 99% de los alimentos no indica la cantidad de grasas, hidratos, calorías, etc. que contienen-. Luego preguntando me enteré que sólo desde hace 5 años se enseña en la escuela lo que es la pirámide alimenticia, y claro, todas las piezas encajaron.

bacon-2.jpg

h1

Copos

noviembre 8, 2007

Un eslovaco puede esperar muchos años de su vida antes de ver por vez primera el mar. Ese mar cayó ayer del cielo muy lentamente y hoy al levantarme vi cómo desaparecía ante mis ojos. Este fin de semana se esperan máximas -no mínimas- que rondarán los -1ºC. De surgir ese mar de nuevo no desaparecerá tan rápido.