Archive for the ‘Inclasificables’ Category

h1

Inflación

noviembre 18, 2010

(Del lat. inflatĭo, -ōnis).

1. f. Acción y efecto de inflar.
2. f. Engreimiento y vanidad.
3. f. Abundancia excesiva. Ejemplo: Hoy existe una gran inflación de títulos universitarios.
4. f. Econ. Elevación notable del nivel de precios con efectos desfavorables para la economía de un país.

Miedo, huele a miedo.

Y el futuro ya es pasado.

Atención al traje a medida, despacho, perrito y tono confidencial del “Director de la NIA” en el tramo final.

h1

Dolores

agosto 16, 2010

Uno no se encuentra todos los dias con una parodia del mundo hispano desde los ojos eslavos…

… sin palabras.

h1

Riistakäristys

mayo 28, 2010

Algo estaba mal en el mundo, me dije al entrar en el avión, y ese algo era yo. Cuando separaron a los pasajeros de clase económica respecto a los de primera clase con unas cortinas estiré las piernas ante la gran distancia a la que se encontraba el asiento delantero y me sentí raro. No era culpabilidad, pero casi. Y la situación empeoró cuando trajeron en pleno vuelo la ternera, la ensalada césar y el pastel de chocolate. Casi esperaba que una de las azafatas me mirara con cara de ira y me señalara diciendo “¡Túúú! ¿Qué haces sentado aquí? ¡Vete! ¡No perteneces a este lugar!”.

Debo decir que antes sólo había volado en low-cost. No tener espacio donde poner mis rodillas, escuchar el lloriqueo de los crios y mirar los bocadillos de diez euros en los catálogos mientras me intentaban vender perfumes tres veces por hora era la única forma de volar que conocía: por ello me sentía mal ante los lujos. Algo en mi interior me decía que era un farsante, que me estaba aprovechando de algo o de alguien, pero no había error: aquellos asientos en los vuelos sucesivos estaban asignados a mi nombre y, pese a que no había pedido nada de aquello a mi empresa, tenía claro que no me lo merecía.

Me sentía como un chiquillo pobre que acababa de colarse en una boda de lujo.

Igual en el hotel. Eso de tener una gama de salchichas, salmón cocinado de una docena de formas y demás manjares en buffet durante varios días casi me destroza el cuerpo -no por culpabilidad, sino por gula- más que el Sol colándose por mis cortinas a las dos de la mañana. ¿Finlandia? Bien, bonita, limpia, y silenciosa. Demasiado silenciosa. No me la imagino como lugar para vivir, pero con buen tiempo nadie se resiste a la mezcla de bosque cerrado y lago kilométrico que puebla el país. ¿Y los fineses? Agradables y más ruidosos de lo que esperaba si se juntan varios. Antes tenía la impresión de que eran los japoneses de Europa, pero ahora, tras verlos tratando con japoneses, mi conexión mental ante sus maneras se ha intensificado.

¿He obviado que durante la travesía el contenido de una de mis maletas estaba valorado en 600.000 euros? Sí, la vida es como una caja de bombones. Nunca sabes qué prototipos te van a asignar.

h1

Rusalka

mayo 2, 2010

Algo que me incomoda de Eslovaquia es no poder hablar de temas de “mi generación” con la gente, pues nadie de este país ha compartido la misma generación que yo tuve. Sé que si estuviera en Italia, Francia o Alemania la situación sería distinta y nadie pondría caras raras al mencionar a “Samantha Fox”, “El equipo A” o “Mazinger Z” . Pero, por fortuna, siguen habiendo aspectos bastante positivos de vivir en un lugar donde casi toda la radio y televisión en los 80 estuvo originada o inspirada por contenidos soviéticos.

A día de hoy siguen apareciendo, por tomar un ejemplo, cortos de animación, videojuegos y demás curiosidades de la URSS que han estado ocultos a los ojos del resto del mundo durante décadas. Pero a estos elementos hay que añadir leyendas, cuentos y supersticiones más difíciles de exportar. Historias que todo el mundo de habla eslava ha oído de pequeño y que en cierto modo menosprecian, pensando que son vulgares y sin valor.

Pero a mi me va a resultar imposible no adaptarlas a una novela.

h1

3D

abril 12, 2010

Hoy he tenido en mis manos por primera vez el resultado de una impresora 3d y me ha sorprendido bastante. Había oído hablar de ellas, pero hasta el momento desconocía la precisión y el buen acabado. La máquina en cuestión pertenece a mi compañía y está a bastantes kilómetros, por lo que desconozco el modelo y lo que ha podido costar, pero he visto que los primeros modelos “domésticos” están saliendo por varias decenas de miles de euros con una calidad más que aceptable. De aquí a un par de siglos ya me veo impresoras moleculares con cartuchos de hidrógeno, capaces de copiar tanto collares de oro como diamantes. Para entonces el grupo de facebook “las impresoras son baratas, pero la tinta debe ser sangre de unicornio” espero que no siga teniendo gracia.

Lástima que no vaya a vivir por entonces, porque sé, con nombres y apellidos, a quienes me fotocopiaría primero.

h1

Gamba

marzo 18, 2010

Arranco el día con una noticia agradable desde Microsiervos. El video que adjunto pertenece a una exploración de la NASA 200 metros por debajo de la barrera de Ross en la Antártida. Allí se pudo ver curioseando a una especie de gamba 20 kilómetros lejos del océano, sana y sobreviviendo ante la carencia de luz y las bajas temperaturas. Según se comenta, también se dejó ver el tentáculo de una medusa con lo que la coincidencia de vida en tan inhóspito lugar y durante tan corta observación es más que interesante.

Lo he dicho y no lo dejaré de repetir: no me quiero morir sin ver los resultados de una exploración bajo el hielo de la lunas Europa o Encelado.

h1

SM

marzo 10, 2010

Anoche fue la entrega de premios de la editorial SM, esto es, el Barco de Vapor y el Gran Angular. Desde siempre, aunque suelen ganar autores “conocidos”, le he tenido respeto y buenos ojos a esta editorial y sus premios porque en ocasiones los ganan autores totalmente noveles. Pero hoy al ver los resultados se me han caído los huevos al suelo.

Antes de entregar los premios “oficiales” hay un premio especial, llamado “Jordi Sierra i Fabra”, que se entrega a autores muy, muy jóvenes (todos menores de 18 años), según estipulan sus bases “para promover la creación literaria en los jóvenes y darles oportunidades de publicar a quienes menos las tienen”.

Bien, tras la entrega del premio “Jordi Sierra i Fabra” y el Gran Angular llegó el turno al Barco de Vapor, y ¿adivinais quién se lo llevó?

mierda

Jordi Sierra i Fabra.

Dejando a un lado la calidad que pueda tener su libro, que no niego que pueda merecérselo, ¿por qué el tipo que más libros ha publicado en su propia editorial, y cuyas redes abarcan más que lo literario dentro de la empresa, gana un premio oficial dentro de la misma?

Al final del punto primero de las bases del concurso dice: No podrán presentarse al Premio el personal de la Fundación o Grupo SM.

Enhorabuena, señor Fabra, por, tal y como dijo anoche, ganar el único premio de literatura juvenil que le quedaba por ganar. Que le aproveche.

Si esto me ha escocido sin haber participado no me quiero ni imaginar lo que sentirán los “directamente afectados”.