h1

Blasfemia

enero 3, 2010

Blasfemar es un derecho, no un delito.

Me cago en los dieciocho: los doce apóstoles, los cuatro evangelistas, Jesucristo y su puta madre.

2 comentarios

  1. Las asociaciones religiosas están presionando para que la blasfemia sea penalizada internacionalmente, consiguiendo colar alguna enmienda en la legislación de cada país. Y se ve que lo están consiguiendo. Luego tengo que aguantar yo a los ateos autocomplacientes diciéndome que qué más da que exista la religión y dándose golpes de gafapastismo tolerante en el pecho. (Suspiro).


  2. Cualquiera que diga que qué más da que exista la religión es, probablemente, alguien que se traga lo de que la religión es una cosa personal, cuando cualquier mínima observación evidencia que se trata ante todo de una construcción cuyas bases y fines son en todo momento sociales. Y que se dedica fundamentalmente a intentar homogeneizar a la sociedad (no en vano el significado etimológico de “religión” es básicamente ese), cuando no a fagocitarla. En suma, toda religión organizada es potencialmente muy peligrosa para aquéllos que no la profesan.

    Blasfemar es un derecho básico: es una forma de crítica, esto es, aquello para lo que fue creada la libertad de expresión.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: