h1

Tenderloin

octubre 12, 2009

A todos aquellos siempre alarmados por el consumo de transgénicos yo os pregunto: ¿Y qué mas da manipular los genes desde dentro si llevamos milenios haciéndolo desde fuera?

Ahora su filete con un 300% más de carne. No se admiten reclamaciones ni náuseas.

4 comentarios

  1. Bizarro se queda corto.


  2. Bueno, la diferencia está en el modo en que se han conseguido las mutaciones. Lo que quiere decir, teniendo en cuenta el caso concreto que nos ocupa, que existe una cierta posibilidad de que alguien la cague muy mucho y ocurra algo indeterminado.

    Lo que los caguetas anti-transgénicos no tienen nunca en cuenta es que:
    A) esa “cierta posibilidad” es muy baja, ya que no hay ningún doctor loco con peinado a lo Einstein y risa malévola detrás de la comida transgénica, sino un grupo de científicos que sabe muy bien que se les cae el pelo si hacen lo que no deben.
    B) tener miedo a que “ocurra algo indeterminado” es absurdo. Es como si alguien no sale a la calle por si acaso un extraterrestre invisible se mete dentro de su cuerpo y le obliga a, pongamos, bailar reggaeton o ir a ver una película de Meg Ryan.

    Además, no aceptaré que lo natural es necesariamente mejor que lo artificial: nada más natural que una Amanita Phalloides, nada más artificial que la novena sinfonía de Beethoven. Lo artificial es aquéllo con lo que suplimos nuestras carencias físicas, esto es, nuestro modo de adaptación al medio (ejemplo típico/tópico: no tenemos la velocidad del guepardo, pero hemos creado vehículos mucho más potentes).


  3. Como suele suceder, parte de la culpa del miedo colectivo viene de la supuesta objetividad en la prensa: el Carmageddon y los transgénicos siempre han sido muy recurrentes.

    Yo personalmente miedo a los transgénicos no tengo, creo que el verdadero riesgo está en las hormonas añadidas -aunque parecen haber pruebas de que su ingesta agranda la delantera femenina media, lo cual para mi es un high five– y sobretodo me acojonan los pesticidas.


  4. Pero a la prensa no le hace caso nadie con dos dedos de frente, joder.

    Es decir, un porcentaje peligrosamente cercano al 100% de la población se cree todas las gilipolleces que lee en el periódico. En fin.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: