h1

Dinos

octubre 8, 2009

Mirando catálogos de juguetes para los niños de hoy uno se da cuenta de lo poco relevantes que se han vuelto los juguetes en su propio catálogo. No seré yo quien se lleve las manos a la cabeza por el auge de los videojuegos, pero ahora hoy en esos catálogos se lleva mucho poner discos de música, películas y demás productos que ni de lejos yo pedía para Navidad con menos de 8 años. Ahora los críos parecen estar más interesados por pseudoadulteces del tipo moda y fichajes futbolísticos y la inocencia de un buen pedazo de plástico lleva años de capa caída, para tristeza de muchos.

Supongo que la debacle del plástico no es sólo el resultado de atravesar una era digital y -de puertas afuera- ecológica: recuerdo lo rápido que desaparecieron los muñecos made in china que se vendían a toneladas por las calles cuando descubrieron que eran tóxicos -aunque aún se siguen vendiendo “a escondidas”-. De pequeño coleccionaba esos dinosaurios de forma obsesiva, bastante antes de la moda de Jurassic Park, pero como nunca me dio por comérmelos creo que me mantuve a salvo de su toxicidad.

Desconozco lo que la generación ahora más joven va a recordar con añoranza cuando sea mayor -de hecho perdí el interés por los juguetes en cuanto sacaron los Action-Man en 1995, pensando que se trataba de no más que un burdo intento de sustituir la gloria de los Masters del Universo-, por lo que no tengo ni idea de los productos que impulsan actualmente al consumismo infantil. Pero sí sé que dentro de millones de años sólo dos cosas habrán sobrevivido a la convivencia doméstica con esta especie en extinción que somos los seres humanos: las cucarachas y los dinosaurios de plástico protegidos bajo kilos de polvo en los trasteros. Resulta irónico, ¿verdad? El petróleo proviene de la vida prehistórica y con el oro negro se fabricaban representaciones de animales prehistóricos.

Los videos que acompañan al post pertenecen a tres de mis series animadas más enigmáticas: Denver el Dinosaurio, dibujos tontos a más no poder pero con una canción de introducción tan sublime que sólo era superada por la de He-Man y el Pato Darwin; Dino Riders, básicamente constituida por anuncios de veinte minutos disfrazados de dibujos animados para seducir a que los niños compraran la gama de juguetes, ¡y qué juguetes! Siempre me tuve que contentar con la gama media-baja de raptors y triceratops porque la gama alta -un tiranosaurio y un brontosaurio casi tan grandes como mi yo de por entonces- rondaban las 25.000 pesetas y eran mi visita principal cuando me llevaban a El Corte Inglés, básicamente “a mirar”. La tercera serie es Dinosaucers, en mi opinión la de más calidad de cuantas emitían y la única que inexplicablemente jamás tuvo juguetes, quizá el motivo de que ahora ni la vendan en dvd ni encuentre un mísero capítulo para descargar (aunque afortunadamente sí los haya en youtube, pero sólo unos pocos). La obsesión con Dinosaucers llegaba a tal extremo que los personajes se me aparecían en sueños constantemente -por suerte nunca me pidieron que quemara mi casa-.

Me llegan a enseñar el siguiente video por entonces y habría quedado catatónico.

Dinosaurios. Awesomizando -oficialmente- al personal desde 1842.

4 comentarios

  1. Yo para las series de televisión no era tan monotemático, supongo que porque las series basadas en las matemáticas no abundaban. Solo recuerdo a Calculín, y MUY vagamente.

    Y nunca se me aparecieron personajes de dibujos animados en sueños. Era yo conscientemente el que decidía quemar cosas…

    .

    .

    Evidentemente no sigo con casi ninguna atención los juguetes actuales, pero parece ser que existe algo llamado “Gormiti” que encarna de manera relativamente fiel el concepto “juguete que representa a un ser superpoderoso”, compartido tanto por los Masters del Universo como por cualquier muñeco de dinosaurio. Me enteré de su existencia en El Jueves y la primera vez que lo vi pensé que el nombre era inventado.

    Mirando en la wikipedia se confirman mis sospechas (por el nombre) sobre su origen italiano. Además de Giochi Preziosi, ¡hurra!


  2. Siempre fui anti-Giochi Preziosi, los veía totalmente carentes de glamour (motivo por el cual comprendo que te gusten/aran). No obstante los Gormitis esos pintan razonablemente bien… hasta que descubres que son tamaño micromachine. ¡Más plástico copón!


  3. ¡AGH, Denver Yo lo veía por la canción, lo confieso (qué raro se hace escucharla ahora y entender lo que canturreaba sin palabras hace años). A Dinosaucers también estaba enganchada, pero en juguetes nunca he sido de dinos.


  4. La serie de Denver me molaba bastante, claro que por aquel entonces era un crio.

    Tuve mi boom con los dinosaurios con Jurassic Park y la colección de Dinosaurios (la de las gafas 3D), pero es algo que no me ha durado toda la vida.

    Gracias por poner el opening, me encantaba la canción.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: