h1

Rusko

octubre 30, 2008

Estaba preparando un post totalmente encabronado tras ver los videos de la vergonzosa negativa del gobierno a reformar las Ingenierías Informáticas cuando he preferido cambiar la bilis por algo más suculento, como puede ser mi primera visita al nuevo y por ahora único restaurante ruso de Kosice. Eso sí, no esperéis unas fotos tan estupendas como de costumbre ya que las hice con el móvil y por mucha óptica Carl-Zeiss que tenga a veces las arruina con determinados tipos de iluminación y distancias.

En dos de las fotos se aprecia una carta exclusivamente de vodkas, la mayoría de las botellas con algún ingrediente vegetal flotando en su interior. El precio de la botella venía a ser de aproximadamente 7 euros, aunque no le veo sentido meterse semejantes lingotazos en un restaurante elegante. Las otras dos bebidas que salen arriba en vaso no son alcohólicas y me resultaron muy especiales. La transparente está hecha a base de estracto de la flor de un árbol ruso cuyo nombre no recuerdo, y el sabor era parecido al yogurt casero. La bebida oscura en cambio está hecha con pan fermentado -un compañero del trabajo bromeó hoy con que los rusos fermentan hasta las piedras- y su sabor es clavado al de las uvas pasas.

En cuanto a las comidas yo me pedí palacinky (la versión soviética de los crepes, aunque para mi mas sabrosos) con caviar y salsa de limón. En realidad resultó ser el mal llamado “caviar rojo” (huevas de salmón) pero al estar acostumbrado a las huevas de lumpo este caviar me resultó totalmente novedoso. Se notaba muy fresco y su sabor era muy intenso -en los bocados finales casi diría que demasiado- además que las bolitas eran mucho más grandes y transparentes que las de cualquier otro sucedáneo (el doble que las artificiales rojas que había visto en España). Luego también probé una variante de la sopa típica rusa que cambiaba la remolacha por una mezcla de lentejas y col no ácida, acompañada de un delicioso pan de ajo con la textura y el tamaño de un gran bizcocho.

En general la experiencia fue casi satisfactoria. Sinceramente no compensó la cantidad con el precio pues una hora después de pagar la cuenta tenía un cacho de pizza en la mano… algo que por ejemplo no pasa tras ir al restaurante francés de la ciudad, Le Coloniel, donde podrán ser todo lo finos que quieran pero cuando pides sopa de cebolla te meten medio litro de deliciosa crema dentro de un pan cateto ahuecado y repleto de queso fundido. Eso sí, en el restaurante ruso disfruté como un enano con la rarezas.

One comment

  1. Lo de verle sentido al lingotazo es cultural: los rusos&co (bielorrusos, ucranianos), en sus reuniones familiares y cenas importantes, comen con una botella de vodka por cabeza – como quien se pide una botella de agua, vamos. «El vodka es bueno para el apetito» (palabras literales).



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: