h1

Mercantilismo 3

agosto 1, 2008

Suelo empezar los repasos rápidos de discos que hayan aparecido últimamente a partir del que menos me haya gustado para acabar con el que más. En esta ocasión los colgaos de Sigur Ros con la sencillez que les caracteriza me han hecho bostezar como nunca en su álbum Med Sud I Eyrum Vid Spilum Endalaust. Cierto es que su música es especial, y en mi caso particular propicia para escucharla con insomnio o en compañía (eso sí, siempre tirado en una cama), pero en anteriores discos había temas buenísimos y en éste no hay nada recalcable salvo aburrimiento, por más que algunos lo pongan por las nubes. En la primera parte del album se le da mucha importancia a la voz y en la segunda mitad algo más a los instrumentos, con el tema Gobbledigook aportando algo de vidilla, pero sin nada de riesgo y con la sensación de repetir siempre el mismo rollo en islandés. Qué lejos quedan temas como Saeglopur. Esta vez, ni acercarse a ellos.

Con el segundo disco del post siento bastantes contradicciones. Es difícil disfrutar plenamente de canciones donde odias la forma de cantar del vocalista, y eso es lo que ocurre en todo el primer album de Scars on Broadway bajo el mismo nombre. Obviaré que todos sabemos cómo se las gasta Malakian y me centraré en la música. Pese a las limitaciones de la voz, hay buenas guitarras y temas inspirados como Insane o Chemicals, pero hay mucho potencial desaprovechado dando la impresión de que se ha hecho con prisas y poco esfuerzo. No obstante si el disco fuera un compendio estridente de caras B de SOAD la gente no se quejaría demasiado, y hay partes incluso adictivas. Como curiosidad espero sea verdad el rumor que vaticina a SOAD representando a Armenia en la próxima Eurovisión. Vaticino al autor de este blog votando por vez primera en algo televisivo y a los representantes de Turquía con escupitajos en la cara repletos de cocaína.

Al tercer disco le pasa como al anterior, tiene cosas buenas pero no cuaja. La verdad es que era difícil que Cover Your Heart, el segundo disco de Black Light Burns (Wes Borlan con media plantilla de APC) fuera reseñable con no más que un compendio de versiones en su interior. He aquí el track list:

1. Forkboy (LARD)

2. So Alive (LOVE AND ROCKETS)

3. Hungry Like The Wolf (DURAN DURAN)

4. Lucretia My Reflection (SISTERS OF MERCY)

5. Rid Of Me (PJ HARVEY)

6. The Art Of Self Defense (JESUS LIZARD)

7. On The Bound (FIONA APPLE)

8. I Am The Sun (SWANS)

9. Blood Red Head On Fire (BIGDUMBFACE)

10. Search And Destroy (IGGY AND THE STOOGES)

11. Drowning Together Dying Alone (unreleased
del 12. al 17. temas instrumentales originales

Con Cover Your Heart me ha pasado justo lo contrario a lo que esperaba. Sabía que eran versiones e instrumentales originales, pero me han gustado los cover y aborrezco las instrumentales. Apenas conozco algunas de las canciones originales pero en mi opinión las han oscurecido bien, de forma muy industrial y sin complejos (como ejemplo el original de So Alive de Love and Rockets y el que puede escucharse en el MySpace de la banda). El problema del disco es que algunos temas son algo repetitivos y apenas dan mucho de si, y que los temas instrumentales son horrorosos, propios de un tutorial del Fruity Loops o cualquier programilla para hacer música en el ordenador. Por suerte estos últimos no son tracks muy largos, pero huelen a interludios desechados que deberian haber sido intercalados entre las versiones. El tramo final se hace infumable, como si se hubiera reutilizado el disco para sacarle más provecho al espacio. Se espera un verdadero segundo álbum de estudio de BLB para este invierno, en el que aún tengo esperanzas.

Y ya el último disco, el mejor del post (que aunque tiene algunos meses no podía eludir). Sin ellos el Lorca Rock no me merecía la pena. Watershed de los suecos Opeth es bueno a rabiar. No llega a la altura del Ghost Reveries por ejemplo, de hecho dudo que logren superar aquella obra de arte, pero hace que Opeth se consagre como uno de los grupos más en forma y con más clase del planeta. Baterías y variaciones aritméticas en la guitarra increíbles y una voz que quizá resulta pobre en las partes Black Metal (los tramos más prescindibles de Watershed) pero que es poderosa y sobrecogedora en cada tema. Hay unos cambios de ritmo que dejan con la boca abierta y un tono general más delicado que en el Ghost Reveries. Opeth, a años luz de casi todos los demás y para mi desde hace tiempo en el limbo de los elegidos.

Y para concluir, maldigo a quienes eligieron la fecha del concierto de Extremoduro en Málaga dos días después de que servidor abandone el país y deseo que en el próximo post de esta índole La Ley Innata sea uno de los discos que comente. Amén.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: