h1

Chop-Suey

julio 20, 2008

El otro día me fijé que la tienda de ultramarinos de toda la vida en mi barrio, el local de “el Rafael”, había pasado a llamarse “Alimentos Asia”. Si hay algo que he comprobado allí donde he viajado es que hay una tienda de chinos o un restaurante chino en todos los barrios del Universo conocido, y tal vez más. He de decir que me encantan ambos, tanto la ingestión de glutamato como las falsificaciones a un euro igualmente tóxicas. No es broma. Pero últimamente la cosa me parece algo desproporcionada.

A cualquiera con ojos China siempre ha parecido una bomba de relojería, algo así como un hormiguero repleto a punto de desbordarse. No sé qué ocurrirá cuando la crisis del combustible dentro de pocos años les obligue a tomar medidas y tampoco sé cómo afectará en el caso de una grave crisis el que haya un local en cada barrio de occidente, pero de lo que no tengo duda es del choque frontal e inminente, del descontrol que ya existe. De cómo una mafia invisible decide dónde se coloca un local y trae sus sacos de cemento desde China -cosa que llegué a ver descargándose de un camión una vez-, y con mano firme apuñala y mete en el frigorífico de su propio restaurante a quien le lleve la contraria. El peor enemigo de un chino es siempre otro chino.

Me llama poderosamente la atención este tema, hablando en serio. Encontrar estas dudosas redes de distribución en los lugares más recónditos, en poblaciones que casi nadie conoce y que todo siga milimétricamente controlado es casi sobrecogedor. Casi militar. Millones de trabajadores que fabrican productos que venden millones de inmigrantes que acaban igualmente subyugados de por vida por deudas y servicios protectores. Y detrás de todo eso el mayor monstruo durmiente de la historia de la Humanidad. Viendo las fotos liberadas hace no mucho presiento peligrosas semejanzas en la intencionalidad entre los inminentes Juegos Olímpicos de Beijing y cierta edición de los mismos que se llevó a cabo en Berlín tiempo atrás. El único consuelo es que el monstruo tiene crisis ideológica, pero es un consuelo agridulce como la salsa que comí antes de ayer en uno de sus restaurantes.

3 comentarios

  1. Mientras aprendan a cocinar el curry………..

    China será el nuevo Imperio, y su avance ya es firme. De hecho, parte de la crisis mundial es debido a su ingente consumo de alimentos y petróleo, in crescendo.

    Ya salía en Blade Runner su predominio.

    Además, ya toca un líder mundial que no sea europeo ni americano.

    Curiosamente hace unos mil años, el pueblo más civilizado era el chino, en europa aún estábamos asentándonos con pueblos bárbaros y los restos de Roma.


  2. A mí también me da un no se qué de inquietud el ver hasta qué punto se pueden entretejer sus hilos en las sociedades occidentales, sin que los nuestros traspasen jamás las suyas. En sus tiendas, TODO es de procedencia sinítica, da igual que la tienda esté en Valencia, en París o en Oslo. No sé cómo se lo tendrán montado ni cómo lo habrán conseguido; realmente da la impresión de un ejército en la sombra durante años, que solamente ahora empieza a salir a la luz.


  3. Coincido plenamente con Carahdras, maldita sopa de pollo curry que me pusieron xD.

    Pues sí, aterra pensar en las alinzas que se pueden establecer con cualquier país de oriente próximo… que es otra posibilidad que se puede dar.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: