h1

Selectividad

junio 15, 2008

Mi hermano pequeño hace selectividad este año y recordando ciertas cosas he pillado un rebote bastante desagradable. ¿Por qué se estudia -y lo más preocupante, se examina en selectividad- a todos los estudiantes sobre literatura, no ya general, sino española específica y exclusivamente? ¿Qué hace a la literatura más especial e importante que otras artes? ¿Qué sentido tiene estudiar el arte -que para mí siempre es y será entretenimiento y/o decoración con mensaje-
como elemento crucial en la formación de un estudiante sea cual fuere su futuro académico? ¿Qué hace la cercanía nacional y regional más importante para la formación de un estudiante dentro de un panorama internacional y multicultural? Si un futuro estudiante de matemáticas o ingeniería civil debe estudiar a Paco Umbral, literatura de índole religiosa o el dadaismo, ser examinados con ello y que sus resultados dependan en su futuro universitario, ¿por qué los estudiantes de periodismo o magisterio, con no menos importancia social, no se examinan de física, química y demás en selectividad, cuando son temas que a buen seguro les serán más necesarios en su comprensión del mundo REAL? ¿Por qué nadie se queja?

¿Alguna idea para cambiar eso que no incluya asesinato y extorsión?

22 comentarios

  1. Es imprescindible estudiar Lengua y Literatura y examinarse de ello por una simple razón: CUANTO MÁS LEES, MEJOR ESCRIBES, Y ESCRIBIR CORRECTAMENTE EN TU PROPIA LENGUA ES IMPRESCINDIBLE PARA CUALQUIER PERSONA QUE SE PRECIE DE UN MÍNIMO NIVEL DE COMPETENCIA EN LA VIDA, así, tal como suena, SEAN DE CIENCIAS O DE LETRAS. SI ESTUDIAMOS LA LITERATURA EN ESPAÑOL, QUE NO SOLAMENTE LA ESPAÑOLA, ES PARA EVITAR LEER TRADUCCIONES, QUE POR MUY BIEN HECHAS QUE ESTÉN, PIERDEN LA ESENCIA LITERARIA DEL ORIGINAL.


  2. Se ha enviado antes de que terminara mi arenga. Dicho lo anterior, también digo que ME PARECE INDIGNANTE QUE SI ELIGES LETRAS NO TENGAS ASIGNATURAS TAN, TAN, TAN, TAN NECESARIAS como Matemáticas y Física para practicar eso que tan pocos hacen hoy en día: PENSAR.


  3. Leer es genial, en el idioma que sea, traducido o no. Jamás lo negaría. Pero en clase de literatura se lee muy poco, principalmene se estudia teoría inútil. Esa es mi crítica. Puedo asegurarte que en mis sendas clases de bachillerato más de la mitad de los alumnos leyeron más -y más a gusto- textos fuera de los 2 o 3 a mi entender malísimos que el profesor, y el plan de estudios, imponía como obligación por sus santos cojones. Si lo importante es leer ¿por qué no otorgar libertad para leer? Para leer no hace falta recibir clases de literatura, con un pequeño control de obras leídas en casa sería suficiente (si esto fuera necesario). Ya sobre “la esencia literaria original” pues de nuevo entra la propia elección. Si el lector desea disfrutarla adelante, si no pues dependerá de sus propios intereses. Te aseguro que cualquier profesor de literatura en un instituto no dirá “es que no quiero que mis alumnos lean traducciones”, se limitará a dar una respuesta chovinista -como recibí yo en su momento-. Y repito, leer está muy bien, pero no es suficiente para saber escribir y expresarse. Debería obligarse en las aulas a escribir mucho y leerse a uno mismo hasta acabar asquedado de los propios errores. Sin eso sólo habrá socios del círculo de lectores que escriben como el culo.


  4. GORDÍSIMO error, la lengua y la literatura del bachillerato no sirven en absoluto para escribir mejor.

    Para empezar, la lengua de bachillerato no incluye vocabulario, gramática ni ninguna estructura cotidiana que mejore el habla. Sólo hay análisis sintáctico y estudio de características relativamente retorcidas como la hiperonimia (temas que sólo tienen utilidad para lingüistas), más análisis superficiales de diversos tipos de textos (científicos, periodísticos, etc). De la literatura ni hablemos: no sólo no sirve para absolutamente nada en términos de leer ni escribir mejor, sino que es una de las asignaturas más aburridas e innecesarias que he tenido jamás, al consistir casi fundamentalmente en listados de autores y obras que deben ser aprendidos de manera puramente memorística, relegando el componente relacional del aprendizaje a las relaciones entre movimientos literarios, que siempre se estudian de pasada y normalmente se pueden resumir como “oposición a varios tics del movimiento literario de moda durante la década/el siglo anterior”.

    La literatura como asignatura culta es la gran mentira del sistema educativo español. Te puedo llegar a aceptar la historia y la filosofía (perdón. quise decir Historia de la filosofía, porque eso es lo que se da. Me gustaría ver las caras de la gente de letras si les obligáramos a dar como asignatura “historia de la química”, hablando de símbolos alquímicos, la teoría del flogisto y el éter. La filosofía del bachillerato es más o menos eso, salvando lo poco que se da de lógica, que encima es el porquísimo razonamiento natural), pero la literatura, tal y como se da en la actualidad, es una asignatura mongoloide e inútil.

    «Leer es genial, en el idioma que sea, traducido o no. Jamás lo negaría. Pero en clase de literatura se lee muy poco, principalmene se estudia teoría inútil.»
    No lo podría haber resumido mejor.

    «Debería obligarse en las aulas a escribir mucho y leerse a uno mismo hasta acabar asquedado de los propios errores.»
    Hostias, ya te digo. Se habla mucho de que hay que leer, pero nunca de que hay que escribir. Algo tan gilipollas como hacerse un blog o escribir en foros, si se hace bien -por ejemplo escribiendo en foros de gente bastante culta, y evitando el lenguaje esemesiano y esa hecatombe intelectual consistente en minimizar, permitir o incluso fomentar las faltas ortográficas y gramaticales- ayuda mucho. Mucho más de lo que se pueda pensar.

    Hay que ver también que si un tío de 16 años no sabe escribir ni leer porque lo más complejo que ha tenido en sus manos ha sido el Qué Me Dices, en dos años no lo vas a arreglar. La formación intelectual se forja desde la infancia, y ahí que hacen falta montones de libros. Anda que iba a estar yo donde estoy ahora si no fuera porque cada año me regalaban 7 u 8 libros por mi cumpleaños, otros 7 u 8 por navidad y unos cuantos más justo antes del verano… Pero ojo, no sólo libros “de leer”, que tampoco pasa nada por cogerse un libro de matemáticas o química y ponerse a hacer problemas. Lo cual, por cierto, no es sólo una de las formas de pasar el tiempo más vilipendiadas que existen, incluso por gente que tiene los huevos de llamarse culta a sí misma, sino que además es algo que nunca jamás he visto hacer a nadie de letras.

    En cuanto al sempiterno conflicto de temarios de ciencias versus temarios de letras, efectivamente, lo que hay que hacer es fomentar las ciencias en los itinerarios de letras, en lugar de eliminar contenidos del bachillerato de ciencias. Y cuando digo ciencias, me refiero a dar ciencias de todo tipo, nada de sólo matemáticas. Si por mí fuera, todos los alumnos de bachillerato tendrían las mismas asignaturas, pero cambiando el número de horas. Por ejemplo, en ciencias tendríamos 4 horas de física a la semana pero sólo una de literatura, mientras que en humanidades tendrían lo contrario. De esta manera se conseguiría una cultura un poco más amplia, pero potenciando en cada itinerario los contenidos más importantes. Por otra parte, hay unas cuantas asignaturas que deberían ser borradas de un plumazo, particularmente la religión y la educación física.

    Sí hay una cosa que me parece absolutamente indignante de la selectividad, y es que las asignaturas de letras tengan más peso que la 3ª asignatura de ciencias (química en mi caso). Me parece insultante. Salvo por el caso del inglés, que es la única asignatura de letras que efectivamente tiene utilidad en cualquier carrera.


  5. El análisis sintáctico, os guste o no, es FUNDAMENTAL. El análisis morfosintáctico ES gramática, es el núcleo de la gramática, de hecho, así que no me digas que «la lengua de bachillerato no incluye gramática». Incluye análisis morfosintáctico, análisis léxico-semántico y se deja un poco de lado la fonética y fonología, pero es lógico que este punto quede relegado. Si no sabéis de qué habláis, por favor, no lo hagáis.
    Mientras que muchos no necesitarán jamás en su vida hacer una raíz cuadrada, escribir y entender lo que está escrito es algo por lo que todos tenemos que pasar, y no todos tenemos la misma predisposición hacia la lectura y la expresión (a muchos nos sale o les sale de manera natural, otros tienen que esforzarse para construir frases gramaticalmente correctas, y ojo, aclaro que a mí me parece totalmente erróneo eliminar las materias de ciencias a los alumnos de letras, porque mina la comprensión, y ésta es aplicable, y de qué modo, a lo que se lee). Están proliferando los cursos de escritura para universitarios en los últimos tiempos gracias al paupérrimo nivel con el que entra la mayoría en la univesidad, y adivina qué es lo primero que se hace en estos cursos: analizar la gramaticalidad de las estructuras con las que escribe el alumno, es decir, ANÁLISIS MORFOSINTÁCTICO. ¿Que el problema viene de más atrás, que deberían reformarse los planes de estudio? Indudablemente.

    En cuanto a la literatura, la mencionáis como una asignatura aparte, y yo tenía clase de literatura una vez cada dos semanas y como parte de la asignatura de lengua. Se hacía algún que otro análisis de texto literario (que no periodístico ni científico), pero el núcleo de la parte literaria consistía en leer un libro o un fragmento de un libro representativo del movimiento que se estuviera dando (y se daban de pasada: recuerdo a la perfección mi examen de lengua de Selectividad, y no contenía ni una sola pregunta de Literatura en plan «a qué movimiento pertenecían tales autores» ni nada que se le pareciera). ¿Es inútil? Si no te lees el libro o los fragmentos que te mandan y no trabajas sobre ellos, sí, es completamente inútil, a algunos nos sirve como culturilla general y a otros no les sirve para nada porque lo olvidan en dos días.


  6. Por cierto, he dicho una cosa que no es cierta: en el examen de Selectividad de Lengua de Andalucía sí puede haber un apartado de literatura, pero es OPTATIVO. La cuarta pregunta, y a veces la quinta, tienen una parte A y una parte B, y alguna de las dos (pero ni siquiera todos los años) puede ser una pregunta de literatura en plan autores, movimientos, fechas, que al parecer es lo que criticamos como totalmente inútil. Haced memoria de vuestro examen de Lengua en Selectividad si lo hicisteis en Andalucía, porque es así por decreto.

    No recordaba o no sabía que pesaran más los exámenes de las asignaturas comunes que los de las específicas (pesan más por comunes, no por ser de letras).


  7. El análisis sintáctico que se da en Bachillerato añade muy poco al que se da en la ESO. Creo que lo único nuevo que di fueron las pasivas reflejas (mi opinión al respecto es que el error está en no haberlas dado antes del bachillerato). Sé bastante de qué hablo, más de lo que te crees; si puedes no hacer asunciones sobre los demás y centrarte en los argumentos te lo agradecería. De paso, para que no caigamos en confusiones: el análisis sintáctico es de las pocas cosas mínimamente interesantes que di en lengua y literatura. Quiero decir, era el único tipo de materia que requería pensar en vez de soltar datos como un loro. Pero es que no sirve para aprender a expresarse, sirve para aprender a comprender mejor. Para aprender a expresarse sólo vale lo que dice Francis, leerte a ti mismo y buscar tus fallos. Para lo cual no suele ser necesario ser tan metódico como para practicar análisis sintácticos profundos, francamente. Si uno ha leído lo suficiente, ya debe poder darse cuenta de que una frase está mal construida. Y que la gente no lea, como digo, no es algo que vaya a arreglar un bachillerato, sino que viene de mucho antes.

    “Mientras que muchos no necesitarán jamás en su vida hacer una raíz cuadrada”
    Y me dices que soy yo el que no sabe de qué habla. Quien dice eso, o no comprende la importancia de la raíz cuadrada -y de la radicación en general- o asume que la existencia de calculadoras y demás máquinas basadas en el silicio nos exime de tener que saber desenovlvernos con los números. No sé cuál de las dos cosas me parece más triste (no hablo por ti, hablo por un montón de gente que sé a ciencia cierta que piensa así). Más cultura me parece saber hacer una raíz cuadrada que aprenderse como un loro la lista de obras completas de Ramón Gómez de la Serna. Al menos lo primero es un poco más interactivo y requiere tener el cerebro encendido.

    “Están proliferando los cursos de escritura para universitarios en los últimos tiempos gracias al paupérrimo nivel con el que entra la mayoría en la univesidad, y adivina qué es lo primero que se hace en estos cursos: analizar la gramaticalidad de las estructuras con las que escribe el alumno, es decir, ANÁLISIS MORFOSINTÁCTICO. ¿Que el problema viene de más atrás, que deberían reformarse los planes de estudio? Indudablemente.”
    Así es. El análisis morfosintáctico debería estar completo y más que sabido al terminar la ESO, no el bachillerato. Pero qué voy a esperar de un sistema educativo en el que es frecuente y hasta normal que un alumno termine la primaria sin saberse las tablas de multiplicar. Las de números de una cifra, digo.

    Que la gente escribe de manera lamentable es algo que sé bastante bien, a base de ver trabajos ajenos. Conozco a gente que no sabe puntuar, que escribe oraciones carentes de concordancia y que desconoce la existencia de la letra q y de las tildes. Pero la culpa de eso no la tiene el bachillerato, la tiene todo lo que viene antes. A escribir y a leer se debe aprender en primaria, en la ESO se debe perfeccionar la expresión escrita… y si el sistema funcionara mínimamente bien, en el bachillerato no debería ser necesario expandir nada.

    Por otra parte, no veo que haya cursos de aritmética ni de álgebra básica para universitarios. Así ocurren cosas como (caso absolutamente real acontecido este año en la asignatura Ingeniería de Sistemas, de 4º de Ing. Informática) que llegue un alumno a preguntarle al profesor cómo se resuelve una ecuación de segundo grado. En el tema concreto de hacer raíces cuadradas, la gente que recuerda el método a esas alturas de sus estudios se cuentan con los dedos de una mano. Si eso no es triste, que baje Gauss y lo vea. No hablemos ya de operaciones un poquito más complejas, que es para echarse a llorar. Discalculia institucionalizada.

    “En cuanto a la literatura, la mencionáis como una asignatura aparte, y yo tenía clase de literatura una vez cada dos semanas y como parte de la asignatura de lengua.”
    La asignatura se llama Lengua y Literatura, e incluye a ambas. No son asignaturas diferentes, son materias diferentes. Y yo tuve MUCHAS más horas dedicadas a la literatura que a la lengua, depende sobre todo del profesor que te toque.

    “Si no te lees el libro o los fragmentos que te mandan y no trabajas sobre ellos, sí, es completamente inútil, a algunos nos sirve como culturilla general y a otros no les sirve para nada porque lo olvidan en dos días.”
    Tan culturilla general es saber de literatura como saber hacer raíces cuadradas. O saber la fórmula de la energía potencial gravitatoria. O saber lo que es una especie r-estratega. Y sin embargo el 99% de la gente que se considera culta o muy culta no tiene ni puta idea de ninguna de esas dos cosas, y se le cortocircuita el cerebro si le pides que calcule una raíz cuadrada de un número de 4 cifras. No digamos ya de hacerla sin lápiz ni papel.

    A donde quiero llegar es a lo siguiente: las letras están sobrevaloradísimas dentro del concepto “cultura general”. La gente asume mayoritariamente que las ciencias no son cultura y que se pueden olvidar; en particular, pero no únicamente, entre estudiantes de letras. Centras tu crítica en que hay mucho desconocimiento en letras, pero ignoras deliberadamente que la ignorancia es mucho mayor en ciencias, empezando por que hay quienes las ven por última vez en 3º de ESO.

    “No recordaba o no sabía que pesaran más los exámenes de las asignaturas comunes que los de las específicas (pesan más por comunes, no por ser de letras).”
    Lengua y Literatura, Inglés, Historia: 1/6 de la nota total cada una. Las dos primeras optativas de modalidad: 1/5 de la nota total cada una. 3ª optativa de modalidad: 1/10 de la nota total.
    El problema es que no hay asignaturas comunes de ciencias. Eso es lo lamentable. Y nunca jamás he oído una justificación razonable, más allá de tener los cojones de decir que el alumno tiene que saber leer y escribir para entrar en la universidad (de multiplicar o dividir nunca dicen nada, curioso, y eso que cualquier alumno de humanidades podría sacarse la selectividad con dieces como soles sin saber), cuando esa barrera se la tenían que haber planteado mucho antes de la selectividad. Mucho antes del bachillerato, de hecho.


  8. No, no centro mi crítica en que haya mucho desconocimiento en letras, y disculpa si te sentó mal lo de antes, pero que me digas que sabes muy bien de lo que estás hablando y digas a la vez que «no se da gramática, solamente hay análisis sintáctico» pues la verdad es que no suena demasiado convincente. No he hecho ninguna crítica, de hecho: he contestado a las preguntas de por qué se estudia esto y entra en Selectividad y por qué la nacional y regional en un ámbito multicultural. Tu argumento de la raíz cuadrada no tiene sentido en esto: si Fulanito necesita saber cuánto vale la raíz cuadrada de X, le da a su calculadora, y ya está. Si Fulanito necesita redactar una carta de presentación, no basta con darle a un botón. Eso es todo, no es un ensalzamiento de una cosa por encima de otra, sino de reconocimiento de la necesidad diaria para la mayoría, parezca o no parezca triste. ¿Personalmente pienso que por eso hay que fomentar las letras y si hace falta sumar 2+5 que se encargue la calculadora? No, ni en broma. De hecho, si yo hice las dos opciones de ciencias fue precisamente porque las letras a secas jamás te pueden aportar lo que una educación combinada (obviamente es más accesible leer y comprender a un filósofo o las batallitas de la Guerra Civil en tu casa que las ecuaciones de Schrödinger), pero esto tendría que entrarle en la cabeza a quienes se encargan de realizar los planes de estudio y las reformas educativas, porque con 16 años no todo el mundo se para a pensarlo. ¿Personalmente pienso que hay que eliminar la asignatura de Lengua y Literatura del bachillerato, o eliminarlas de la Selectividad, que es lo que sí parece que defendéis vosotros? Otra vez lo mismo: No, ni en broma. Criticar la existencia de un examen de Lengua y Literatura para todos los alumnos es igual de malo que hacer optativa la asignatura de Física para los chavales de 14 años.
    Con respecto a los cursos de aritmética y álgebra básica, en mi segundo año de carrera se ofrecieron unos cursos pre-universitarios de Álgebra y Cálculo en la ETSIT. No sé si seguirán o si proliferarán como los que dije antes, pero buena falta que hacían: literalmente la gente no sabía sumar quebrados o qué era la raíz de una ecuación (visto con mis propios ojos). Esto también viene de más atrás, no es cosa del bachillerato.


  9. Personalmente la Selectividad me parece completamente inútil. Inútil en el sentido de que sería más útil hacer otras cosas. Nunca lo he pasado peor que en Selectividad, donde en tres días tuve que mostrar al mundo de qué era capaz, y qué futuro me aguardaría, sin importar cansancios, nerviosismo, o esos tres días valieran un 40% frente al 60% de dos años de esfuerzo continuado.

    Entrando ya en lo que es la Lengua y la Literatura, particularmente he leído algo interesante por ahí, y era que las clases se limitaban a montones de análisis sintácticos y memorizar autores y tendencias.

    Personalmente, y estoy estudiando Informática de tres, veo tan útil sacar la raíz cuadrada de un número como saber sacar el sujeto de una oración.

    Creo que el objetivo real de dichas asignaturas, no es tanto lo que de verdad se enseña, que a menos que sigas estudiando esa rama, normalmente acabarás olvidando, sino el hecho de estudiar esa asignatura de una forma u otra.

    Porque tan importante al final es poder ser capaz de memorizar, o ser capaz de pensar algorítmicamente, y eso sí son cosas que sirven en la vida habitual.

    Me quedo con una frase que oí hace mucho, en uno de estos eternos debates:

    Los de letras aprenden cómo mejorar el mundo, sin hacerlo. Los de ciencias lo mejoran, sin haber aprendido cómo.

    No es que esté de acuerdo, pero me hace pensar.


  10. Pero no has contestado por qué no se estudia matemáticas, física, química ni biología, que es de lo que yo me quejo. En ningún momento digo que haya que eliminar la lengua, de lo que me quejo es de que no se den más asignaturas de ciencias.

    Lo de la raíz cuadrada me parece indiscutiblemente lamentable. ¿Para qué vamos a aprender, si hay una maquinita mágica que ya lo hace? Pienso que la calculadora es el último recurso del incompetente. Si no fuera porque los exámenes incluyen restricciones temporales, no las usaría nunca, salvo para comprobar resultados, o quizá para algunas funciones trigonométricas (que aún así se pueden aproximar por Taylor). El argumento de que dejemos a las máquinas calcular por nosotros lleva indefectiblemente la consecuencia de que se nos olvide calcular. Cosa que ya ocurre desde hace mucho, por supuesto (insisto, coge gente al azar y pregunta quién se acuerda del algoritmo de la raíz cuadrada).

    Y sí, me parece muy triste tratar a las matemáticas de manera puramente utilitaria cuando casi cualquier otra materia, en particular de letras, se considera como cultura y por tanto útil por sí misma.

    Los cursos preuniversitarios de Cálculo y Álgebra no contienen el tipo de materia al que me refiero (de Álgebra quizá sí, pero de manera muy tangencial). Estoy hablando de saber dividir sin coger una calculadora -algo que parece que insinúas que no tiene utilidad-, y de manejar conceptos simples que hasta un niño de 8 años podría comprender, como un binomio de Newton.

    P.D.: insisto, en el bachillerato no aprendí nada de gramática, todo lo que di ya lo había aprendido en cursos anteriores.

    P.P.D.: lo siento, pero la frase de Guti me parece una chorrada inmensa cuyo juego de palabras está tan forzado que pierde todo atisbo de verosimilitud.


  11. “cuyo juego de palabras está tan forzado que pierde todo atisbo de verosimilitud.”

    O sea, que lsi un juego de palabras está forzado en demasía, ¿pierde verosimilitud? ¿Y tú defiendes las ciencias?

    Quizá es que te he entendido mal, porque no creo que estés argumentando que una frase, por muy forzada que esté, pierda por ello verosimilitud.

    Puede tenerla o no, pero no por el juego de palabras forzado.

    En cuanto a la frase en sí, no me parece tan descabellada, lo que pasa es que te ahuyenta el forzado juego de palabras, y quizá lo que pasa es que aquí estamos hablando gente “mixta”, es decir, gente que conoce la ciencia y la letra.


  12. Ñbrevu, se te ha ido la pinza, así, sin más. Estoy a miles de kilómetros de insinuar que calcular mentalmente es inútil porque ya hay una maquinita que lo hace por nosotros. Simplemente reconozco lo que hay: si tú eres blanco y yo soy negra, ¿cómo voy a decir que yo soy blanca, o que tú eres negro? La calculadora está ahí, es una herramienta, no puedo decir que no existe. Existe una herramienta que puede calcular por mí, pero no existe una herramienta que pueda escribir por mí. Esto no significa que haya que dejar de calcular mentalmente, o que no sirva para nada, ni es una insinuación. Es un hecho que las calculadoras existen – punto. Yo tuve una hora de cálculo mental a la semana durante mis tres últimos años de instituto (gracias al mejor profesor que he tenido nunca), me lo paso bomba en la calculadora humana de Saber y Ganar y sé cómo hacer una raíz cuadrada (y más cosas generales, claro, porque seis años sin estar en un entorno académico científico hacen su mella), pero si me llega un encargo de 7659 palabras y las tengo que cobrar a 0.62 – OH, PECADORA DE MÍ, uso la calculadora. ¿Por qué? Pues porque está ahí, coño. Lo que no puedo hacer es darle el encargo a otra maquinita para que me lo escriba. ¿Por qué? Pues porque no existe.


  13. ““cuyo juego de palabras está tan forzado que pierde todo atisbo de verosimilitud.”

    O sea, que lsi un juego de palabras está forzado en demasía, ¿pierde verosimilitud? ¿Y tú defiendes las ciencias?”

    No, digo que las palabras están escogidas para que exista el juego de ídems, no para que tenga sentido. Se prioriza la existencia de éste sobre el significado, lo que hace que se elimine la verosimilitud en beneficio de la supuesta gracia de la frase. Espero que se entienda mejor ahora.


  14. (Mierda, le he dado sin querer a enviar).

    Yo también sé bastante de letras aunque sepa mucho más de ciencias, y eso me acerca bastante a ser mixto; pero eso no tiene nada que ver con mi opinión sobre la frase. Simplemente me parece muy desacertada, tanto la primera parte como la segunda. No hace falta que te pongas así…

    A Mortiziia: Vivo en un mundo en el que se asume que es normal intentar delegar el trabajo intelectual en otros, o particularmente en máquinas; eso es algo que no me gusta nada, porque a medio plazo lleva al anquilosamiento mental (verbigracia, a perder la habilidad de hacer operaciones como 0’62×7659). Que sea increíblemente común no quiere decir que me parezca bien (como por otra parte me ocurre con tantas y tantas cosas). La calculadora “está ahí” para cuando sea imprescindible, lo cual en mi opinión incluye un número de situaciones que se cuenta con los dedos de una mano (y que tienen que ver fundamentalmente con la velocidad y/o la cantidad de cálculos a realizar, por ejemplo en cálculos científicos automatizados). Sacarla para hacer una operacion aislada cuyo resultado no se necesita de manera urgente me parece vagancia, lo siento.

    En tu última frase insinúas que si existiera una máquina que escribiera por ti, delegarías tu trabajo en ella. Pues yo no, qué quieres que te diga.


  15. Y dale con las insinuaciones. Pa’ ti la perra gorda, majete.


  16. No me pongo de ninguna forma, ya pasé mi época de pelearme por internet, tranqui :)

    Iba a poner algo más, pero la verdad es que el tema me cansa ya :S


  17. Después de leer todos los comentarios vaya pedazo de “déjà vu” se me ha quedado, esto ha sido el tema de muchas clases de física de mi bachillerato (Francis y Guti pueden dar fe) donde cierto profesor con bigote no hacía más que degradar a los alumnos de letras diciendoles que eran “tontos” que si estudiaban aprobaban seguro y que ante el examen sólo tenian que demostrar las horas que se habían pasado delante del libro y no lo inteligente que eran, también recuerdo los sermones de porque era cultura quien escribió la celestina y no como se resuelve una ecuación de segundro grado. Parece que estuviera escuchando la voz de Luís ahora mismo diciendo “a mi me hace gracia cuando la gente que le preguntan por la calle en algún programa de televisión o algo, usted que opina de las matemáticas… ufff yo eso de los números, es que eso no vale pa ná”, como se indignaba el tío…

    Mi opinión va con la corriente de que se debe considerar cultura tanto saber quién escribió la regenta como el saber que tipos de fuerza actuan en un sistema cualquiera.

    Con respecto a la lengua/literatura del bachillerato a andar se aprende andando y a escribir…, no digo que no se tenga que estudiar analisis morfosintáctico pero si que quizás debería dedicarse más tiempo dentro de esa asignatura a leer y a escribir.

    También recuerdo una clase (de 3º de la ESO, vaya memoria que tengo) donde el profesor antes mencionado decía que en Argentina tenían tanto don de palabra porque en el colegio se hablaba, hablaba y hablaba y se escribía, escribía y escribía.


  18. Es verdad, ¿cómo se llamaba ese? Luis, luis…….mierda xD


  19. Luis Garrido Dónde-está-marte.


  20. Pues para mi la selectividad fue un paseo ^^U incluso me perimití el lujo de suspender dos asignaturas propias de mi especialidad… (sí, ¿qué pasa?). Uno fue porque me salió fatal y la otra porque no estudié apenas, pero bueno eso es otra historia xD.

    Los años que pasé en bachillerato respecto a la asignatura de Lengua Castellana era muy básico lo se impartía y parecían dar la materia sacada de un molde, no daba apenas juego a la participación en clase, incluso recuerdo que la profesora un año daba los apuntes fotocopiados con su letra… Penoso vaya.

    Pero qué grande era y es D. Luis F. Garrido Jiménez

    http://es.geocities.com/fqportada/indicegaceta.htm


  21. Es verdad, Garrido :D


  22. a ver listo venga toma la tiza y sal a la pizarra, venga explica tú donde está Marte…



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: