h1

Ghosts

marzo 3, 2008

Llegar después de un largo día al “hogar” y encontrarse con un nuevo disco de tu artista favorito no tiene precio. No hablo de encontrarse con el anuncio, hablo de que el artista decida publicar el disco por sorpresa, sin avisar, en internet. De la nada al todo en segundos. Y hablamos de un todo de 36 temas, unas dos horas y pico de música enteramente instrumental. Hablo de Nine Inch Nails, y su último album titulado “Ghosts I-IV”.

ghosts_400x400_1.jpg

Este post no va a ser un análisis del álbum. Eso es imposible, más que nada porque es tan largo que sólo he podido escucharlo una sola vez, y necesitaré meses para poder valorarlo (hay discos de NIN que ni después de años me atrevo a analizar). Este post es sólo el anuncio de que Trent está que se sale, incontrolado y bruto. El álbum puede descargarse por 5 dólares, escuchar el primer tomo de 4 gratis, o esperarse algo más de un mes para tenerlo en forma física por 10$, en edición especial con DVDs y libro por 75$ y en edición para subnormales por 300$. Pero algo tengo que comentar del album, así que ahí voy.

nin_300.gif

Ghosts es imprevisible. El señor Reznor mete todos los instrumentos que han aparecido en sus obras en las pasadas décadas, más algunos nuevos, ahí donde quiere. Y esa es la clave. Ghosts es libertad como pocas veces he oído, sin concesiones. Este disco esta hecho como le ha salido a sus autores de la punta del kokot, y es duro y complicado de escuchar. ¿Bueno o malo? Ghosts, como en The Downward Spiral y The Fragile, y en los otros albumes en menor medida, obliga a replantearse qué es bonito y qué es feo. Ghosts es un regalo, un regalo enorme en todos los sentidos. Personalmente el esfuerzo de sus más de dos faraónicas horas lo habría resumido en 40 o menos minutos de pureza, pues hay escoria en la obra, como un diamante en bruto que el oyente debe trabajarse y mucho. Pero esa escoria es la personalidad de Ghosts. No es el disco definitivo de Reznor, el día que eso suceda estaré más triste que feliz, pero es un paso crucial en este meollo que es la historia de las nueves pulgadas. Ahora bien, no se lo recomiendo a cualquiera. Avisado estáis.

ghosts_400x400_4.jpg

¿Valoración? Lo primero que se me ha pasado por la cabeza al finalizarlo ha sido: este disco no cuenta nada, no intenta transmitir unos sentimientos definidos o una historia. Es sólo la esencia de NIN mutando con el paso de los años, plantando cara y diciendo: “Bueno, ¿y ahora qué?”. Creo que el mundo musical se le ha quedado pequeño a NIN, veremos qué tal queda su participación en el musical de Fight Club.

PD: Pueden oírse algunos temas en el único link del texto.

One comment

  1. Hola, quedé con ganas de escucharlo.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: