h1

Zeitgeist

febrero 6, 2008

zeitgeist.jpg

Acabo de ver el documental Zeitgeist, cuyo visionado debería ser obligatorio en todas las escuelas del planeta, y he recibido algunas conclusiones contrapuestas. El documental, especialmente bien realizado y con lúcidas conexiones entre sus partes (aunque no todos las vean) acaba en la dirección de una globalización de pesadilla, inevitable todo sea dicho pues como dijo Lord Acton: “El poder corrompe, y el poder absoluto corrompe absolutamente”. Pero he aquí que se me plantean las contradicciones.

La primera es la simbiosis entre el gobierno, en la sombra o no, de los Estados Unidos, y su población mayoritaria/forma de vida. El documental intenta llamar a una Revolución que iría contra todo, incluyendo los pilares norteamericanos. Ciertamente, se omite la certeza de que un rebaño de ovejas, estúpidas e incapaces, necesitan para sobrevivir a un pastor aun siendo necio, religioso, de cortas miras y mano dura a la hora de sacrificar ovejas propias si lo cree necesario (buena prueba es la ausencia de reacciones notables ante la aparición de cosas como el documental Zeitgeist entre otros, por ejemplo).

La otra conclusión viene sobre esa globalización que apesta al 1984 de Orwell. Puestos a tener hilos conspirando y moviéndolo todo, bien que esos hilos no tienen por qué ser necesariamente derechistas, bélicos, conservadores y ultracatólicos, como lo son en los Estados Unidos. Por desgracia nada parece indicar que, de llegar a acontecer un gobierno global en el futuro, éste sea una pizca diferente al Yanki, pero las escenas finales del documental Zeitgeist me dejan pensando sobre qué ocurriría si pudiera reproducirse un equipo que gobernara en la sombra con entes remotamente parecidos a (pongo los primeros casos que se me ocurren) los Carl Sagan, Gandhi, JFK, Martir Luther King y John Lenon del pasado.

El ser humano no puede evitar ser humano (esto es, corrompible) pero a día de hoy, todo sistema de gobierno corrompido hasta lo horrendo ya lo estaba incluso antes de empezar gobernar. Me gusta soñar con el caso (sé con todo mi raciocinio que imposible) de ver otro comienzo distinto en esta historia tan repetida y por repetir. Pero reitero lo de soñando. En este tema hay poco, por no decir nada que hacer salvo ver documentales mientras se oye venir el tren a lo lejos.

Me viene a la mente la imagen de cualquier animal salvaje, paralizado por las luces artificiales antes de ser atropellado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: