h1

Desmesura

febrero 7, 2007

bosco.jpg

Tener agorafobia supone sentir pánico por los lugares amplios; viene a ser el extremo igualmente negativo de la claustrofobia. En mi vida he conocido a muchos claustrofóbicos, así como a algún agorafóbico: la idea de ir a campo abierto le provocaba sudores fríos. En cambio, sentir claustrofilia es amar las estrecheces, y conozco también a quien la padece: gustan de sentarse cerca de los muros, a ser posible rodeados de gente, y les encantan los interiores así como taparse, sea verano o invierno, con sábanas hasta la frente. Pero surjen discrepancias en cuanto al uso de su opuesto positivo: la agorafilia. El uso masivo de definiciones para las patologías sexuales ha hecho que el término referido a “sentir atracción por los lugares amplios” lo sea también para “practicar sexo en lugares públicos” pese a su incorreción. Por ello desde aquí reivindico su buen uso -que se inventen otro término sexual- y me declaro abiertamente agorafílico -en su correcta aplicación-.

fall.jpg

La verdad es que descubrí hace poco que era agorafílico, y no sé hasta qué punto me afecta, me es recomendable un tratamiento y, en caso existir, necesitarlo. Cualquiera puede levantarse un día y darse cuenta de que está enfermo, así que ante la posibilidad de que a alguien le sea de ayuda explicaré cómo descubri que sufría esta “enfermedad”.

hashima10.jpg

Empecé a pensar en ello hará pocas semanas, al leer un interesante artículo sobre Hashima. En el año 1890, la empresa Mitsubishi compró una de los cientos de islas que existen en la prefectura de Nagasaki. Esta isla era muy rica en carbón y durante varias décadas estuvo superpoblada por unos 3.500 habitantes por kilómetro cuadrado. La isla, de nombre Hashima (también llamada Gunkanjima) fue agotando sus reservas de combustible y poco a poco se fue despoblando, hasta que cierta bomba acabó por dejarla enteramente desierta, como se aprecia en las siguientes fotos. Una persona medianamente cuerda habría pensado en la moraleja evidente, un microuniverso donde se reunen muchos de los problemas de nuestro mundo: superpoblación, gasto desmesurado de combustibles fósiles y contaminación hasta hacer un lugar inhabitable. En cambio, por encima de todo, lo raro era que me apetecía ir a Hashima, aunque fuera por una semana de vacaciones. ¿Pero para qué? ¿Qué iba a encontrar allí además de ruinas, desolación, carencia de vida y… mucho espacio?

hashima9.jpg hashima8.jpg hashima1.jpg

hashima6.jpg hashima51.jpg hashima3.jpg

“El verdadero lujo es el espacio”. Ese era el eslogan de un anuncio que ví hace años y cuya imagen se me quedó grabada en la mente: Un tipo, sentado en su sillón leyendo el periódico, aparecía en su supuesta y enorme sala de estar, tan grande que una de las paredes era una ventana a un gigantesco acuario, donde se asomaba un cachalote perfectamente recreado. La verdad es que haber descubierto mi agorafilia explica muchas cosas. De pequeño me encantaba ir en bicicleta por el antiguo recinto ferial: en otras épocas del año era un terreno baldío que se extendía hasta el horizonte. Me daban ganas de pedalear más y más, hasta ver dónde alcanzaba. También mi “enfermedad” podría explicar el que nunca me asustaran las alturas, más bien al contrario: hasta cierto punto amar la astronomía y quedar hipnotizado al contemplar el cielo estrellado supone disfrutar del espacio más extenso posible o el vacío más profundo, admirar distancias que concebidas con la razón provocan dolores de cabeza. Incluso, para concluir, mi agorafilia explicaría muchos otros detalles… como la admiración por cierta franquicia que siempre me ha fascinado. En un futuro no muy lejano lejano NO quiero comprar una casa y vivir en ella. Aspiro a poseer toda una ciudad para mi solo. O al menos alquilarla.

silent_hill.jpg

PD: Por si alguien lo dudaba (lol) este texto es ficción. Incluyendo el post data.

10 comentarios

  1. Que grande, TheUpWardSpiral.

    Pero aún así me encantaría ir a Hashima: para ver en persona los efectos de la falta de cordura, previsión y raciocinio que padece esta humanidad actual. Verlo con los ojos y ponerme en esa situación, hasta poder pensar que podríamos acabar como Marte, todo un desastre.

    Me han gustado mucho las fotos, por todo lo que reflejan. Y me recordaron a un par de cosas.

    A la película del pianista, las escena en la que aparece toda una calle devastada y el en mitad.

    Y a otra población desecha por una catástrofe, pero esta si que fue realmente natural. Pompeya. Los habitantes de Pompeya, no sabían que vivían junto aun volcán activo, y no hace falta que diga lo que pasó…

    Pues bien, no se si te gustan los Pink Floyd, pero, ni cortos ni perezosos se fueron a hacer un concierto, con todo el equipo, ellos solos, a un coliseo que queda entre las ruinas. El DVD no tiene desperdicio. Si quieres escuchar algo, está en…

    YouTube:





  2. Muy buena redacción del texto.
    Para empezar nunca había oído que se le llamara agorafília a practicar sexo en lugares públicos… De todas formas si te paras a buscarlo en la r.a.e. no existen ni claustrofilia ni agorafilia.

    Ciñiendonos al contenido del texto, en mi opinión, no considero la “claustrofilia”y la “agorafilia” como enfermedades, aunque si la claustrofobia y la agorafobia. Una enfermedad es algo que es perjudicial para el individuo que la posea, no creo que porque te guste estar al aire libre en el campo sin gente alrededor o te guste sentarte a leer en tu diminuto W.C. seas un enfermo, no creo que llames enfermo a una persona que le guste la musica, o que le guste sentarse a ver la television, que en esencia es lo mismo, sin embargo la claustrofobia y la agorafobia ya si que te pueden crear un problema ya que pueden impedirte realizar actividades que precises.
    Dejando ya de criticarte :P me siento muy identificado contigo, me encantan los espacios abiertos, me encanta caminar por el campo sin nadie alrededor, me encanta subirme a la azotea de mi piso y mirar las estrellas por la noche y yo era también otros de los montones de niños que iban los domingos por la mañana al recinto ferial… Pero no creo que este enfermo… jejeje.
    Por cierto si al final te vas de vacaciones a Hashima cuenta conmigo, a lo mejor no por lo agorafilico del viaje, pero si por los motivos historicos, me encantaría visitarla.

    Pd1: Yo también he visto ese dvd de Pink Floyd y esta genial.
    Pd2: Por curiosidad, ¿a que franquicia te refieres?


  3. Hombre tío, no es lo mismo ver la tele que escuchar música.

    Puedes escuchar música mientras: estudias, haces la comida (cuando la haces), te duchas, te vistes, te despiertas (que siempre ayuda), estas con los amigos. Si ves la tele, ves la tele, … como mucho estarás de cachondeo con los amigos y discutirás un rato.

    La caja tonta es la caja tonta… la música, es, una musa, que se usa o no se usa.

    P.D.: Solo era una puntualización, va sin maldad.


  4. Creo que no pillas el concepto, a lo que me refiero, y lo que quería era poner un ejemplo, es que que te guste ver la tele es tan sano (aunque ultimamente me lo estoy replanteando) como escuchar música, coleccionar sellos, sentir predilección por los espacios abiertos o sentir placer en los espacios cerrados y pequeños.
    Eran meros ejemplos, para mi gusto claro que prefiero escuchar música a ver la tele, pero también hay personas que prefieren estar dos horas viendo la tele a escuchar un disco de Metallica por ejemplo, igual de respetable que mi opción de escuchar el disco y no por ello están enfermos como la persona claustrofobica o agorafobica.

    P.D: sin maldad tio.


  5. Muy guapo los videos de Pink Floyd, debía ser el único del mundo que no conocía eso del Coliseo xD Y sí, no todas las filias vienen en la RAE, pero eso ocurre con mil términos de cada rama científica. Y fíjate que cuando pongo “enfermedad” uso comillas.

    PD: La franquicia es Silent Hill.


  6. Todavía no he catado nada referente al Silen. Me han hablado muy bien. Que es la ostia.

    Últimamente, no hecho mucho tiempo, nada, jugando. Me pongo a leer, o componer algo. De todas maneras, me gustaría pillarme algún juego bueno después de exámenes. Como parece que conoces bien el tema: aconséjeme.

    El último que he jugado es el Fable (de los creadores del Black and White) y aunque no me terminó de convencer, porque soy bastante exigente, lo disfruté bastante.

    Voy haber si como un poquito.

    P.D.: Fibonacci, sigo si estar totalmente deacuerdo. Pero dejemos el tema, no importa. ;)


  7. Si juegas en PC, qué mejor que Silent Hill 2. Al principio te parecerá que no ocurre nada (los primeros 15 minutos es sólo caminar sin rumbo aparente) pero es cosa de llegar a la ciudad y meterte en el primer edificio para iniciarse el pique. Pero no esperes una gran jugabilidad, es lo más cercano a literatura jugable que se puede encontrar. Y no me enrollo más.


  8. Yo soy totalmente agorafóbica… a mí me dejan en campo abierto y muero de un ataque de ansiedad… !!

    Un beso, perdido.


  9. Muy buen post :)

    Pero yo estoy totalmente a favor de los espacios abiertos y me encantaría vivir sólo en lo alto de una montaña sin nadie alredor, y porque no, en Silent Hill :) (no refiriendome al pueblo donde voy los “finesde”).

    La música es algo más que una musa, es una deidad.


  10. me gusta mucho la peli pero me da mucho miedo pero me encanta por los niños y personas muertas jaja erealidad me encanta por eso casi la beo siempre



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: